Reiki

El reiki, reconocido por la OMS, consiste, en resumen, en la transmisión de fuerza vital a través de las manos.

En su vertiente terapéutica se utiliza, con grandes resultados, para reforzar el cuerpo durante o después de una enfermedad grave, y también para tratar casos de ansiedad, estados depresivos o de estrés.

Recibir una o diversas sesiones de reiki agiliza los procesos de recuperación y sirve de acompañamiento en momentos que suelen ser duros y difíciles.

La terapia de reiki está pensada y es utilizada como soporte energético, físico y emocional en todo tipo de procesos difíciles, reduce su duración y ayuda a comprenderlos e integrarlos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone